El Funeral: entre el duelo y la realidad

Al mismo tiempo que enfrentamos el proceso del dolor al duelo, debemos ocuparnos también de algunos trámites de rigor o documentos de legalización, los cuales en su mayoría son realizados por las funerarias. Sin embargo hay trámites que debemos realizar directamente porque necesitan de nuestra presencia o autorización.

El certificado de defunción

Lo primero es obtener el Certificado de Defunción, el cual es expedido por el médico tratante del fallecido, por un funcionario de la oficina forense, o por medicina legal. Este certificado es entregado al familiar más directo del fallecido.

Lejos de casa

Si la muerte ocurrió en otro país diferente al origen, entonces debemos dirigirnos a la embajada, la cual proveerá la información detallada para la expatriación y repatriación del cuerpo. Obtenida la información podemos autorizar a la funeraria para que ellos realicen el trámite necesario y traslado del cuerpo. La mayoría de funerarias conocen perfectamente este proceso.

Cuando el fallecimiento ocurre en una residencia, debemos llamar a la Secretaría Distrital de Salud mediante la línea 123, y para lugares y ciudades fuera de Bogotá D.C tenemos que dirigirnos al CAI o Estación de Policía más cercana.

Una vez la familia haya realizado los trámites legales para poder retirar el cuerpo de medicina legal o del lugar de fallecimiento, la funeraria inicia los trámites ante las autoridades locales de salud y notariales.

Lo que se debe tener presente

  1. En lo posible cumplir con la voluntad del fallecido, la cual algunas veces esta expresada en documentos o autorizaciones, como por ejemplo la autorización para donar sus órganos o la voluntad de ser cremado o inhumado, entre otras.
  2. Consultar acerca de si el fallecido estaba afiliado a un plan exequial o a un seguro o póliza que cubra los gastos del funeral, y/o se encargue de todo el proceso del sepelio.
  3. Una vez los familiares obtengan el Certificado de Defunción y las autoridades respectivas de acuerdo al caso lo permitan, la funeraria podrá iniciar los trámites ante la Secretaría de Salud o ante la entidad de salud local que corresponda, al mismo tiempo que trasladará el cuerpo a la sala de tanatopraxia y/o al crematorio. En caso de que exista autorización para la donación de órganos, el cuerpo debe llevarse al hospital o clínica que corresponda. Si el deceso ocurrió por causa violenta o por accidente, las autoridades dispondrán del cuerpo para enviarlo a medicina legal y realizarle el análisis forense respectivo.

Comparte este artículo

  • Visita nuestra página
    www.funeraleslaluz.com