Manejo del Duelo y la depresión

La etapa más complicada del duelo se vive al retornar a casa, al retomar las actividades y rutinas. Dependiendo del grado de relación que teníamos con el ser perdido, la situación puede complicarse o ser más llevadera. Los lazos afectivos muy estrechos y la dependencia económica y sentimental, hacen aún más largo el proceso de duelo, que fácilmente se podría convertir en una larga etapa de depresión, por lo que en tal caso es importante mantener una comunicación muy frecuente con aquellas personas allegadas, familiares o amigos que puedan ayudarnos a sobrellevar los recuerdos, para sentirnos comprendidos y escuchados. Algunas personas en cambio, prefieren tomar distancia de los recuerdos por un tiempo y acuden a personas externas que no tengan relación con la familia, o asisten a grupos especializados para el manejo del duelo, psicólogos, psiquiatras y demás profesionales especializados para tratar y medicar de acuerdo al caso.

No importa cuánto tiempo tome salir del duelo, lo importante es que en la etapa posterior podamos ver la vida de una forma más comprensiva, solidaria y tolerante, y que entendamos que todos somos totalmente susceptibles a este tipo de situaciones, algunas sin previo aviso, y que por tanto todos compartimos este mismo destino.

No resolver una situación de depresión y ansiedad, provoca con el paso del tiempo y de forma silenciosa, una alteración de nuestra capacidad emocional, convirtiéndose en una grave enfermedad potencialmente letal que ataca nuestro cuerpo y mente.

A través del Plan Obligatorio de Salud (POS), el Gobierno Nacional presta servicios de atención a esta enfermedad. También podemos encontrar ONG´s y organizaciones privadas que prestan servicios médicos y terapéuticos especiales para tratarla.

Consejos para evitar y tratar la depresión

  1. Mantenerse alejado de personas con bajo autoestima y negativas.
  2. Buscar compañía de personas que escuchen y hablen poco de ellas, que sean positivas y ojalá divertidas.
  3. Relacionarse con personas que aporten cosas positivas, personas intelectuales.
  4. Intentar aprender a tocar un instrumento o practicar un deporte relajado como la natación.
  5. Las mascotas son la mejor compañía en todo momento. El cariño hacia los animales aporta alivio para el alma.
  6. Usar ropa cómoda que ayude a mantener la sensación térmica ideal.
  7. Comer cosas livianas, que aporten los nutrientes necesarios.
  8. Evitar perfumes u olores que traigan recuerdos que estamos evitando. En lo posible probar otro perfume o aromas diferentes.
  9. Frecuentar lugares tranquilos, alejados del ruido y de la rutina, o de recuerdos.
  10. Permitirse llorar, el llanto ayuda a desahogarse.
  11. Reflexionar, darse un tiempo para cerrar heridas y calmar tristezas.
  12. Hablar en el trabajo para, en lo posible, tomar una licencia o vacaciones. Aunque a veces, para algunas personas, el trabajo resulta ser la mejor terapia.
  13. Retomar actividades que generen ilusión y aumenten autoestima.

Comparte este artículo

  • Visita nuestra página
    www.funeraleslaluz.com